Actividades

 
 

Fuente: portalportuario.cl

 

El presidente del directorio de la Empresa Portuaria San Antonio, José Luis Mardones, ve el futuro del principal puerto de Chile con optimismo. Las cifras sustentan, además, esa mirada que perfila a los terrenos al sur del actual complejo como el espacio idóneo para emplazar el futuro megapuerto que el país necesita para seguir desarrollando su comercio internacional.

En 2016, los concesionarios San Antonio Terminal Internacional (STI), Puerto Central (PCE) y Puerto Panul transfirieron conjuntamente 18.210.121 toneladas, un incremento del 4,6% en relación al año anterior en el cual movilizaron 17.405.823.

“Esta cifra de 4,6% de crecimiento es relevante para considerar el desarrollo futuro de nuestra infraestructura portuaria. Yo no podría proyectar esos números para el futuro, no sabemos cuánto vamos a crecer, pero el dato concreto es que, en 2016, con una economía fría crecimos a ese procentaje en la macrozona central”, explica José Luis Mardones a PortalPortuario.cl.

Por otra parte, los TEUs transferidos alcanzaron a 1.287.658 durante el año anterior, un alza de 10% frente los 1.170.184 de 2015. Asimismo, la cantidad de autos importados aumentó en 7,9%, llegando a los 299.834 vehículos.En esta línea, el alto directivo estatal sostiene que “si estamos involucrados en hacer un proyecto de Puerto a Gran Escala, que va a operar en 10 años más, y ya estamos con niveles de congestión en los terminales tradicionales, eso indica la importancia del tema para seguir con los trabajos de preparación para el nuevo puerto con toda velocidad”.

Dicho lo anterior… ¿En qué etapa se encuentra el proyecto de Megapuerto?

El modelo de negocios está terminado y fue presentado a la Dirección de Presupuesto (Dipres) del Ministerio de Hacienda. Por otra parte, tenemos preparado el primer borrador de la presentación para el Tribunal de la Libre Competencia (TDLC), el cual entregaremos este año. Respecto del Estudio de Impacto Ambiental tenemos hecha la línea base. Nos quedan varias tareas por hacer, pero ya tenemos un buen nivel de avance y tenemos el propósito de entrar este año al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental. En este caso no incluye sólo las concesiones sino también el molo, pero para el Tribunal sólo las concesiones.

El tercer tema es la ingeniería básica que permite precisar los módulos constructivos, por dónde empezar, los costos y eso está más o menos terminado. Estimamos que durante los primeros días de febrero ya vamos a tener precisados los aspectos que teníamos pendientes, o sea estamos en la puerta del horno.

O sea están bastante adelantados…

Estamos haciendo todo lo necesario para que en 10 años tengamos licitado y en operación el Terminal Mar. Este puerto tiene 2 terminales con 3 millones de TEUs, uno en tierra y otro en mar. Empezaremos con el Terminal Mar a fines de 2026 o principios de 2027 ya debería estar funcionando con la mitad de su capacidad con un millón y medio de TEUs. Luego, aproximadamente 5 o 6 años después, según el crecimiento de la demanda desarrollarse el muelle para completar el otro millón y medio y tener todo el terminal mar funcionando. El terminal tierra se verá cuando se licite de acuerdo al crecimiento de la demanda. Pero el concepto importante es que aquí entra como de a cuarto este puerto según el crecimiento del año.

¿De cara al puerto nuevo, qué aspectos de la cadena logística se deben mejorar?


Proyecto PGE Puerto San Antonio.
Dentro del puerto nuevo está contemplado que lleguen directamente las líneas de ferrocarril a los terminales. También la parrilla de Barrancas que estamos potenciando y que está en un terreno aledaño a Puerto Central con servidumbres otorgadas a STI, de manera que el puerto antiguo también tenga una atención mejor de la que tiene ahora.

¿En qué consisten esos proyectos?

Ese proyecto llamado Barrancas tendrá resultados mucho antes que el Puerto Gran Escala, dentro de los próximos 3 a 5 años esperamos tener un terminal eficiente. Desde el punto de vista vial se necesita desarrollar algunas obras que mejoren el acceso al puerto, lo que significa ensanchar las actuales rutas de acceso, hay un paso bajo nivel de gran importancia; está contemplada una tercera vía entre Santiago y Talagante, y el tema relevante es pensar también cuando será posible gatillar la tercera vía entre Talagante y San Antonio. Ese es un tema que todavía no se aborda, pero se trabajará.

¿Qué ocurrirá con el transporte terrestre?

Después tenemos la optimización de la llegada y salida de camiones. Que es un tema que tiene que ver con zonas de descanso y espera, con sistemas tecnológicos – PCS o Port Community System– los que permiten que el camión llegue a la hora presupuestada. Porque lo que sucede ahora es que todos los camioneros se levantan en la mañana y se van al puerto en la hora que estiman conveniente, entonces eso no tiene sentido porque las cargas tienen un cierto orden. Hay que verlo en los dos sentidos, cómo coordinarlo con un sistema que existe en varios países más.

¿Hay una carencia tecnológica?

El problema no es tecnológico, es cómo cambiamos los hábitos de toda la gente para que incorpore esa tecnología y modifique su forma de funcionar. Eso es un desafío que nos va a permitir mejorar la eficiencia y la productividad de la cadena logística. El otro elemento que es esencial es que no sacas nada con tener un acceso y salida expedita si no tienes eficiencia en donde llega, entonces debes tener un lugar que esté bien ubicado, que tenga la infraestructura necesaria para cambiar del tren al camión o para recibir. En el fondo un gate adicional del puerto a 100 kilómetros de distancia. Esos para mí son los elementos más importantes de la cadena logística.

Y esto va de la mano con el actual panorama de la industria…

Tenemos dos buques grandes que se irán a desguace, el Hammonia Grenada y el India Rickmers, esos buques podrían durar 15 años más, pero los nuevos – y un poco más grandes- son mucho más eficientes y compiten mucho mejor: tienen mejores motores, eficiencia energética y son más convenientes en economía escala.

¿Cuánto presiona a los puertos el “gigantismo” de las naves y el desguace masivo que han sufrido buques incluso nuevos?

El desguace de los buques Panamax podría pensarse como un despilfarro de dinero, son buques de 2012 en estado perfecto, pero uno de 2017 está actualizado con los más altos estándares. En eso influye el Canal de Panamá y su ampliación, pero pone en nosotros una presión sobre los puertos para ser capaces de recibir a los buques cada vez de mayor envergadura, la única manera es tener puertos 2.0 que sean capaces de atenderlos a la velocidad requerida.

Esta industria está creciendo, aumenta la demanda y la oferta, y cuando repunte la economía las cifras se disparan. Todo está cambiando.

Volviendo al Megapuerto ¿Por qué San Antonio?

Pensar distinto es tapar el sol con un dedo, es obvio que existe el terreno, el respaldo, el plan regulador, las condiciones de mar, están las personas, el 92% de la gente piensa que el puerto es muy importante para la ciudad. Esto tiene el apoyo de la ciudad y sus vecinos, que es lo más importante, tiene las condiciones físicas, materiales, respaldo y conectividad; tenemos un tren, está bien, no tiene las condiciones hoy en día pero tenemos la vía.

Este es un proyecto de clase mundial, así se hacen los puertos en los lugares más avanzados del mundo, y no hay en Chile otro proyecto similar, este es el más importante de Latinoamérica.

¿Y en esa línea cómo ven el último anuncio de la presidenta Bachelet?

Nos tiene muy contentos el anuncio de que se informará pronto sobre el Puerto a Gran Escala. Hemos seguido trabajando tal como está programado y obviamente se ordenaría el tema si se anunciara que nosotros haremos esto u otra cosa.

Hay gente que piensa que la capacidad portuaria actual es suficiente ¿Qué piensa de eso?

Ahora hay gente que dice que tenemos suficientes muelles para atender las 1.200 naves que llegan a San Antonio, pero van a llegar más y más grandes, van a estar empujando para que tengamos mejores patios. Estaremos preparados, pero en 10 años más, serán 10 años en que tendremos lo que hay, máximo 366. El riesgo de atrasarse es muy grande porque hay congestión, pero si nos adelantamos es súper bueno. Crece el comercio de contenedores y estoy contento con los resultados y con las proyecciones para este año.

¿Qué falta para que se tome la decisión? ¿ Todavía faltan estudios?

Existe un comité de 4 ministros que asesoran a la presidenta respecto del anuncio y nosotros tenemos un cronograma de entrega de información para esos ministros, pero no se necesita ningún dato más sobre el megapuerto para saber lo que hay que hacer.

¿Cómo se proyecta 2017 con la capacidad actual?

Este va a ser un año interesante, porque se van a completar las obras de Puerto Central en su segunda fase, ya han llegado todas las grúas y vamos a estar terminando el fondo de poza a mediados del próximo año o tal vez unos meses más vamos a tener listo todo el fondo de poza por el lado de STI, por PCE vamos más adelantados. Eso nos dará más capacidad.

¿Cree que aumentará la carga o se dividirá el volumen transferido en 2016 entre PCE y STI?

Va a ser muy trabajoso para nosotros, con mucho estudio, mucha preparación y esperamos que haya un crecimiento en los volúmenes de carga no tenemos proyecciones de cifras, sabemos que necesariamente el Puerto de San Antonio va a captar una mayor proporción del segmento de la zona central por el simple motivo de que por el lado de la oferta, Puerto Central va a estar terminado en su fase 1A y 1B, mientras que Valparaíso, con TCVAL, está desafortunadamente enredado con su proceso de impacto ambiental, entonces esperamos capturar el aumento de demanda que viene.

¿Cómo se plantea este año desde lo económico?

Las proyecciones económicas no son tan optimistas como uno quisiera, pero no son peores que en 2016, todavía no se sabe si los incendios tendrán un impacto, pero a la industria automotriz evidencia mejores cifras que en 2016. Dicen que ya pasamos lo peor, entonces deberíamos ver aumento en la demanda y lo va a captar fundamentalmente San Antonio con menos naves, pero con muchos más contenedores.

tar fundamentalmente san antonio con menos naves, pero con muchos más contenedores.

 

 

 

Uno de los talleres tiene relación con seguridad vial dirigido a conductores y transportistas, mientras que el otro trata sobre programas Word y Excel.

En la Asociciación Chilena de Seguridad, se realizó la segunda de una serie de capacitaciones, dirigida a los conductores de vehículos menores y mayores que se desempeñan en alguna actividad relacionada con la cadena logística de Puerto San Antonio.
La actividad organizada por la Comunidad Logística de San Antonio en conjunto con Conaset, consta de un ciclo de actividades que abordarán los 4 ejes temáticos preventivos más importantes para efecto de los transportistas como son la sensibilización o la implicancia del factor humano en los incidentes de tránsito; uso de cinturón de seguridad; velocidad en la conducción y factores que inciden en los siniestros de tránsito, según explicó Karen Naylor, encargada regional de Conaset, quien agregó que los talleres buscan entregar estadísticas e información, además de generar reflexión, discusión y participación por parte de los participantes.
Dentro del programa, también se realizarán capacitaciones directamente en la sede de las asociaciones locales de transportistas.
“El plan considera necesario pasar de un enfoque en que los automovilistas son responsables de su propia seguridad por una seguridad centrada en el diseño del sistema, teniendo en cuenta la presencia de los errores humanos y que la participación de toda la sociedad es necesaria para generar un cambio”, señaló Karen Naylor.

COMPUTACIÓN
Por otra parte, Colsa coordinó con la ingeniera civil, doctorada en ingeniería y profesora de la Universidad de Los Andes, Carla Vairetti, una capacitación de informática y computación, específicamente en Excel y Word dirigida a todos los colaboradores de las empresas relacionadas con la cadena logística del puerto, interesados en sacarle el máximo provecho a estos programas.
Este taller está dirigido a los trabajadores que utilizan y necesitan perfeccionarse en el uso de estas importantes herramientas que, sin duda, son de gran utilidad en el quehacer diario de las empresas.
Carla Vairetti dijo que la idea de capacitar a los trabajadores en programas como Word y Excel es “para que tengan mayores y mejores herramientas para desempeñar sus tareas. La idea es que vean en forma más avanzada estos programas y puedan reproducirlos en sus trabajos”.
Finalmente, el gerente de Colsa, Jorge Leyton, señaló que “la Comunidad Logística trabaja a través de comités técnicos, y dentro del comité de logística se coordinó la capacitación con Conaset para realizarla en forma prioritaria a los transportistas y conductores locales en temas relacionados con seguridad vial y cómo evitar los accidentes de tránsito. Mientras que en el comité de sustentabilidad se coordinó la capacitación de los programas word y Excel y otras temáticas realizadas con herramientas de trabajo a la comunidad. Nuestro objetivo es continuar trabajando en este tipo de actividades dirigidas a la comunidad”.

Fuente: Epsa

 

Durante el 2016, Puerto San Antonio transfirió 18,2 millones de toneladas, lo que se traduce en un crecimiento de 4,6% en comparación con 2015.  En contenedores, la cifra se encumbró a 1.287.658 contenedores de 20 pies o TEU, lo equivale a un alza de 10% respecto al año 2015

La transferencia de carga total de Puerto San Antonio alcanzó 18.210.121 toneladas durante el año 2016, registrando un crecimiento de 4,6% comparado con las 17.405.823 toneladas transferidas en 2015. Con esto San Antonio mantuvo su liderazgo en la industria portuaria nacional.

Este crecimiento fue impulsado principalmente por un aumento en la cantidad de contenedores (medido en contenedores equivalentes de 20 pies (TEU)) y automóviles.

El número de TEU transferidos alcanzó los 1.287.658 durante 2016, lo que representa un alza de 10% frente los 1.170.184 registrados en 2015. Asimismo, la cantidad de autos importados aumentó en 7,9%, llegando a los 299.834 vehículos.

“En nuestro rol de autoridad portuaria, seguiremos apoyando a nuestros concesionarios, trabajadores portuarios y a los organismos públicos y empresas que forman parte de la Comunidad Portuaria y Logística para fomentar el crecimiento, productividad y seguridad de las faenas al interior de nuestros terminales”, dijo su gerente general, Aldo Signorelli.

El año 2016 fue un periodo de hitos para el puerto, con el inicio de operaciones de la primera fase del nuevo Muelle Costanera del concesionario Puerto Central, especializado en la transferencia de contenedores.

Este hecho se enmarca dentro de un plan de expansión, llevado a cabo por los concesionarios de Puerto San Antonio, que permitirá duplicar su capacidad de aproximadamente 1,5 millones de TEU/año en 2015 a 3,0 millones de TEU/año en 2017.

La segunda fase del proyecto muelle Costanera Espigón se encontrará disponible este año, mientras el concesionario STI realiza una prolongación de su frente de atraque para completar 900 metros lineales de muelle.

Un esfuerzo mancomunado

Asimismo, Signorelli se refirió al importante rol de los trabajadores portuarios en estas cifras positivas “Valoramos el compromiso de los trabajadores portuarios con el puerto, ya que hemos tenido un año 2016 sin accidentes graves y con un ambiente donde ha primado la conversación y el trabajo en conjunto”.


Sobre Puerto San Antonio

Desde el año 1998, Puerto San Antonio opera bajo un sistema de concesiones en que la actividad portuaria se lleva a cabo a través de operadores privados. Es el único de Chile que opera con tres terminales concesionados: STI, que se dedica principalmente a la importación y exportación de contenedores, Puerto Central, que cuenta con una operación multipropósito de contenedores, carga fraccionada (autos, etc.) y granel, y Puerto Panul, que está especializado en la transferencia de granel de consumo humano y animal.